El Salvador, llamado “El Pulgarcito de Centroamérica” por su pequeño tamaño, mucho menor que el de sus vecinos, sorprende al visitante curioso que decide acercarse a este gran desconocido, con su diversidad y amplia oferta. Y ahora, El Salvador y Surf, van de la mano.

Sus volcanes, la gastronomía, los numerosos parques naturales, sus pequeños pueblitos llenos de color y de encanto, y sus gentes amables  y hospitalarias bien merecen una visita,  pero sin duda alguna, lo mejor de El Salvador, son sus playas.

Más de 300 kilómetros de costa, en pleno océano Pacífico, junto con una economía emergente que comienza a apostar por el turismo de calidad y responsable, y una variedad infinita de olas, además de un clima tropical y cálido, convierten a este pequeño país en el paraíso para los amantes del surf.

Las casi 100 playas del Salvador  ofrecen al visitante una enorme cantidad de spots diferentes, donde el surfista podrá elegir dependiendo no sólo de su nivel, sino también de su destreza y de sus preferencias personales a la hora de realizar esta apasionante actividad.

Surfista contempla una ola en El Salvador

Desmontando mitos sobre El Salvador

Hay dos preguntas que siempre me hacen cuando hablo sobre ir a surfear a El Salvador, la primera es ¿no te da miedo? Y la segunda ¿y qué hay que ver en El Salvador? Este país ha sido durante muchos años un destino poco visitado por los turistas que viajaban a Centroamérica, bien  por temor o bien por desconocimiento.

No voy a negar que el país ha sufrido durante años violencia callejera, con bandas juveniles o las denominadas maras, de dónde le viene su fama de destino peligroso, pero el objetivo de ambas nunca han sido los turistas, sino los locales.

Por otro lado, actualmente la situación ha variado notablemente, y aunque siguen existiendo grupos violentos, El Salvador es un lugar seguro para los viajeros extranjeros. Exceptuando la capital, San Salvador, donde deberemos tener algo más de cuidado, en el resto de la región el visitante puede moverse con tranquilidad.

Las autoridades de El Salvador están llevando a cabo un ambicioso proyecto de desarrollo turístico, y son conscientes de que la seguridad es un punto crucial para que este sea viable, por lo que las condiciones han cambiado mucho durante los últimos años.

Playas del Salvador, olas para todos los gustos

Además de todas las maravillas que tiene que ofrecer este pequeño país, el surf en El Salvador se está convirtiendo en el principal reclamo para turistas y cada vez recibe más visitas de surfistas profesionales y aficionados que se acercan a estas costas, desde todos los rincones del planeta.

El plan de desarrollo turístico, que he mencionado anteriormente, incluye un extenso programa con el que pretende convertir sus costas en el nuevo destino surfero del mundo. Es por ello, que si estás pensando en visitar esta joyita del Pacífico, ahora es un buen momento para hacerlo, antes de que se sature y se convierta en el Hawái de Centroamérica.

La calidad y variedad de las olas, que podemos encontrar en el país, es la razón principal por la que El Salvador está adquiriendo cierta fama mundial entre los amantes de este deporte, hasta el punto de que durante 2021 se celebrará allí, por primera vez, el campeonato del mundo de la ISA.

A pesar de su creciente fama, actualmente todavía  se encuentra en el punto perfecto para disfrutarlo sin agobios, tal y como estaba Costa Rica hace 30 años, con las comodidades necesarias para el visitante, pero sin la saturación de los circuitos habituales de surf.

Las mejores playas de surf

Derechas, izquierdas, tuberas, orilleras… en las playas del Salvador puedes encontrar todas ellas y con una temperatura en el agua más que agradable para surfear en bañador, con al menos 25 grados centígrados.

La región, cuenta además con la ventaja añadida que tienen los países pequeños: la distancia entre una playa y otra es muy corta, por lo que disfrutar de las diferentes opciones a la hora de hacer surf en El Salvador es sencillo, barato y cómodo y te puedes mover entre distintos spots en función de las condiciones.

Puesta de sol en la playa de los mangos en El Salvador

Playa Punta Roca

Situada en la costa este, es una playa con derechas perfectas, que en los días buenos ofrece al surfista olas rápidas y largas, de hasta 300 metros. También tiene secciones tuberas, lo que hace que sea un magnífico spot, muy divertido para disfrutar.

Es surfeable con cualquier marea y entre mayo y octubre suele recibir un swell del suroeste, muy constante y consistente.

La playa ha sido escenario de varias competiciones a nivel local, nacional y mundial y es uno de los puntos más conocidos y visitados por los surfistas.

Las Flores

Las Flores es una preciosa playa rodeada de palmeras y con unas vistas excepcionales. Es un point break con fondo de arena, y es perfecta para niveles intermedios y surfistas experimentados.

Con marea baja es bastante tubera, y hay que andar con cuidado porque suele tener mucha corriente. La ola de la playa de Las Flores es larga, rápida y hueca, y va cogiendo velocidad a medida que se va acercando a la orilla.

Punta Mango

Situada en un lugar alejado del barullo de las ciudades, esta maravillosa playa, que no suele tener muchos visitantes, está rodeada de montañas y cuenta con unas olas tuberas realmente divertidas.

Otro point break de derechas, pero con fondo de guijarros ofrece al surfista una ola muy rápida y es considerada de las más perfectas de la costa este.

Punta el Sunzal

Es una playa ideal para aprender a surfear y para los que están empezando, pero con buen swell y el viento offshore las olas adquieren bastante tamaño, pasando a ser un excelente spot para los más experimentados.

Es también un lugar adecuado para los amantes del longboard. Su derecha es lenta y larga, y es un spot muy popular entre los habituales.

Otros tesoros escondidos

Además de disfrutar del Surf en El Salvador, la visita a este pequeño pero fascinante país tiene mucho más que ofrecer al viajero.

Si quieres descansar un poco de la tabla, puedes optar por el senderismo. La zona cuenta con varios Parques Nacionales, en los que encontrarás numerosas rutas, y la mayoría de ellas son aptas para todos los públicos.

El Parque Cerro Verde y la ascensión al volcán Santa Ana, todavía activo, son dos opciones excepcionales. Desde el primero, también conocido como Cuntetepeque, por el volcán del mismo nombre situado en él, podrás observar el hermoso Lago de Coatepeque, de agua volcánica, donde se pueden realizar diversos deportes acuáticos.

Igualmente, los Parques Nacionales de El Boquerón o El  Imposible, ofrecen la posibilidad de realizar trekkings suaves, en un entorno de una gran biodiversidad, observando una amplia variedad de flora y fauna, muy característica de los bosques tropicales.

Por último, podemos ascender al Cerro el Pital, el más alto de El Salvador, con 2.730 metros. Desde su cima tendremos la oportunidad de ver el país vecino de Guatemala, y durante la subida podremos recorrer un hermoso bosque húmedo de pinos, robles y cipreses.

Si eres menos deportista y prefieres realizar otro tipo de actividades, El Salvador cuenta con diversos yacimientos, que nos permitirán conocer la historia de este país.

Las ruinas de Tazumal, es uno de los asentamientos mayas más antiguos de Centroamérica y visitando la Joya de Cerén, sitio precolombino,  que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, podrás hacerte una idea muy aproximada de la vida cotidiana de sus pobladores.

Por su parte,  San Andrés, son las ruinas mayas prehispánicas más populares de la región. Datan del año 900 a.C.  y entre ellas puedes admirar una hermosa pirámide, que te  trasladará a tiempos pasados.

Por último, si eres de los que prefiere disfrutar a través de la gastronomía, en El Salvador encontrarás excelentes platos a base de pescados frescos, sobre todo en las zonas costeras: No te vayas sin probar sus deliciosos ceviches.

También es obligatorio degustar las populares pupusas, unas tortas gruesas de maíz y con diferentes rellenos, que espero que te gusten, porque las vas a encontrar en cada establecimiento y cada casa,  ya que los salvadoreños las comen a todas horas.

El café es también de gran calidad en esta zona, y hay varias rutas muy recomendables que atraviesan enormes cafetales. La más pintoresca es la Ruta de las Flores, que cruza además seis hermosos y peculiares pueblos, donde tendrás la oportunidad de conocer la amabilidad y hospitalidad de los lugareños.

TU SURFTRIP

LA CAPITAL MUNDIAL DEL SURF

Prepara las maletas (con un par de camisetas y un par de bañadores, chanclas y crema solar, vale!) y vente a El Salvador que despegamos!
TU SURFTRIP