VIAJAR A TANZANIA EN ESTOS TIEMPOS

En estos tiempos de incertidumbre, los viajes internacionales parecen algo imposible. Para los que somos adictos a viajar, son pocas las opciones y mucha la desesperación. Sin embargo hay, cada día más, destinos que ya permiten la entrada a los turistas españoles. Por suerte, uno de ellos es también uno de nuestros favoritos: Tanzania y su Kilimanjaro.

En el día de esta publicación, 25/09/2020, los requerimientos para viajar a Tanzania desde España son:

  • Certificado de PCR negativa
  • Revisión médica y formulario sanitario a la entrada al país
  • Visado de turismo
  • Obligatorio llevar mascarillas, lavarse las manos  y respetar distancia social

Un grupo de trekkers de Malamalama Travels en la cumbre del Kilimanjaro, el techo de África

 

SUBIR EL KILIMANJARO

La sabana africana, en su descomunal inmensidad y llanura se ve interrumpida por la enorme mole del Kilimanjaro. Aunque en el ámbito coloquial consideramos que el Kili es una montaña, es en realidad un macizo formado por 3 volcanes: el más occidental, el Shira (3962 m.), al este el Mawenzi (5149 m.) y el Kibo, entre sus hermanos, cuyo pico, el Uhuru, con sus 5891,8 m. es el techo del continente africano.

Las famosas nieves del Kilimanjaro (bloques glaciares en realidad), se derriten cada vez más rápido y pronto serán solo un recuerdo reflejado en la literatura y la cultura popular. “Harry miró, y todo lo que pudo ver fue la cima cuadrada del Kilimanjaro, ancha como el mundo entero; gigantesca, alta e increíblemente blanca bajo el sol. Entonces supo que era allí adonde iba.” (*) . Así describía Hemingway la tan anhelada cumbre del Kili. El sueño de muchos montañeros ha servido de inspiración a multitud de artistas, exploradores y aventureros, que ya mencionaran en la Antigüedad algunos autores como Diógenes o Ptolomeo.

Arusha y Moshi son los dos puntos que sirven de base para la mayoría de las expediciones que pretenden ascender el Kili. Arusha, con el Aeropuerto Internacional del Kilimanjaro (JRO) es más grande, pero en Moshi han ido proliferando los alojamientos y otros negocios y servicios destinados a los montañeros, por lo que poco a poco ha ido cobrando especial relevancia para los expedicionarios.

Numerosos caminos conducen a la cumbre, aunque no todos con igual fortuna. Hay mucha variación en la tasa de éxito entre las más de 10 rutas que, por todas sus vertientes atacan a la cumbre. La más transitada es la Marangu, también conocida como “Ruta Cocacola”, es la más corta, masificada y la que tiene peores vistas, pero es la más rápida y fácil. En ella, los “aventureros” duermen en albergues y, una gran parte de ellos, sufren los rigores del mal de altura.

Nosotros preferimos la Lemosho. Ha sido trazada más recientemente, y es, sin duda, la ruta que mejor aclimatación y mayor belleza ofrece, con su variedad climática y sus vistas del otro coloso tanzano, el Monte Meru (4565 m.). Partiendo desde el extremo Oeste del macizo, asciende cruzando la selva tropical hasta unirse con nuestra segunda favorita, la ruta Machame. Más popular que la anterior, y un día más corta, por lo que no tiene tan buena aclimatación, pero también alcanza un 98% de éxito.

A la bajada, recuperando el oxígeno, aún parece que sobran fuerzas!

HACER UN SAFARI EN LA RESERVA DE NGORONGORO

Si algo caracteriza Tanzania es la explosión de vida de sus reservas naturales. El “ciclo sin fin” se aprecia en su máximo esplendor en los parques naturales y áreas de conservación del país. El cráter del Ngorongoro, de 20 kms. de ancho y 600 metros de profundidad, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y uno de los principales destinos de safari para todos los trekkers que visitan las grandes montañas de Tanzania. Un safari por esta zona garantiza una experiencia de las que solo se viven una vez en la vida. Además de avistar a los Big Five, se vive de cerca el espíritu aventurero, sobre todo durmiendo en tiendas de campaña mejor que en hostels. De visita obligada y un poco apartados de los circuitos, hay algunos asentamientos masai en los que se puede conocer de primera mano su vida seminómada y su rica cultura ancestral

El otro gran atractivo para los amantes de la naturaleza Parque Nacional del Serengueti, escenario año tras año, desde tiempos inmemoriales de la Gran Migración, en la que, al final de la estación de lluvias, un millón de ñus y cientos de miles de gacelas, cebras y todo tipo de herbívoros migran hacia el norte en busca de pasto. Es uno de los mayores espectáculos naturales del planeta y todo un alarde de instinto y supervivencia.

Los elefantes africanos son uno de los Cinco Grandes, junto con el rinoceronte negro, el león, el búfalo cafre y el leopardo

(*) Ernest Hemingway, Las Nieves del Kilimanjaro)